Finalmente el primer ministro, David Cameron, logró conseguir parte de sus ambiciosas peticiones al Consejo Europeo. El presidente del órgano, Donald Tusk, hizo concesiones con el propósito de evitar que los británicos voten por un “Brexit”, o una salida de la Unión Europea en un referendo que se realizará antes de 2017.

“Estar o no estar juntos (to be, or not to be together), esa es la cuestión”, escribió Tusk en la red social Twitter, al publicar el borrador de propuestas que ahora debe ser aprobado por los países de Europa.

Lo más llamativo es la incorporación de la figura  “freno de emergencia” que permitiría al Reino Unido restringir los beneficios sociales para inmigrantes trabajadores provenientes de otros países de la Unión.

SONY DSC
El primer ministro, David Cameron, cerca de un acuerdo con la UE

El primer ministro dijo que “aún queda mucho trabajo por hacer” antes de que se llegue a un acuerdo final. Ese será uno de los principales temas a tratar en la próxima cumbre de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, que se celebrará los días 18 y 19 de febrero.

La propuesta inicial de Cameron establece que los migrantes de la Unión Europea que quieran reclamar prestaciones sociales deben vivir en el Reino Unido y contribuir con el país por un mínimo de cuatro años, y no como ahora que, en algunos casos, bastan tres meses para hacer los reclamos.

Cameron y su partido también esperaban  que “si los demandantes europeos de empleo no han encontrado un puesto de trabajo dentro de los seis meses siguientes a su llegada, serán obligados a dejar el país”. Todo esto ha sido rechazado por países como Francia y Alemania.

No obstante, la nueva legislación avalada por Tusk de “freno de emergencia”, establecería un mecanismo de salvaguardia ante situaciones en que la afluencia de trabajadores procedentes de otros países europeos sea de una magnitud excepcional.  En ese caso, el estado miembro podría limitar el acceso de los trabajadores a las prestaciones sociales por un total de hasta cuatro años, a partir del inicio del empleo del inmigrante europeo.