El “número dos” del FBI, Andrew McCabe, de 49 años, dimitió este lunes tras sufrir durante meses las críticas del presidente Trump y los republicanos. Después de que James Comey renunciara en mayo como director del FBI, por no querer abandonar la investigación sobre la trama rusa, McCabe se había convertido en el principal objetivo de los conservadores.

Hace un mes se filtró que McCabe dejaría su cargo en marzo, para que coincidiera con el plazo legal para cobrar el retiro, debido a las fuertes presiones a las que estaba siendo sometido. Sin embargo, Andrew McCabe anunció este lunes que dejaba el cargo, aunque su salida del organismo será dentro de cinco semanas.

Los republicanos y su antiguo jefe le reprochan su papel en el cierre del caso de los emails de Hillary Clinton. En opinión de Trump, esta decisión tenía el objetivo de salvar a su contrincante en las elecciones presidenciales.