Roma se encuentra en alerta máxima en vísperas de pascua ante posibles atentados terroristas.

Según una carta anónima llegada a la embajada de Italia en Túnez, un ciudadano de ese país, Atef Mathlouthi, de 41 años y arrestado varias veces por la policía de Palermo , al sur de Italia, por tráfico de droga, estaría predispuesto a llevar adelante un ataque.

“Pero aún no hay nada seguro. Sólo una señalación, que debe ser verificada”, explicaron fuentes informadas.

En medio de máxima reserva, comenzó una serie de controles para dar con el tunecino, que habría manifestado la intención de cumplir una serie de atentados en el centro de la capital, atacando bares, sitios turísticos, centros comerciales y la línea de metro.

Aun no está claro si el traficante de droga se habría realmente radicalizado, quiénes son sus contactos en el mundo jihadista y si frecuenta sitios de culto islámico en Roma o en otras ciudades. Las fuerzas del orden intentan entender si se trata de alguien realmente peligroso. Y dijeron que hubo muchísimas señalaciones de este tipo en los últimos meses.

La alerta terrorista no impidió que miles de romanos y turistas disfrutaran hoy de una jornada de sol primaveral en la ciudad eterna, donde desde los atentados terroristas que golpearon Francia a fines de 2015, las medidas de seguridad son más que elevadas en plazas, monumentos y demás sitios turísticos. Cincuentamil fieles asistieron a la misa de Domingo de Ramos que celebró el Papa en la Plaza de San Pedro, celebración también rodeada por estrictas medidas de seguridad.