El ídolo brasileño jugó un Partido por la Paz en Honduras, y dejó en claro que su buen futbol sigue vigente. Vistió la casaca del Motagua y del Real España, una en cada tiempo.

Hace unos años que Ronaldinho no juega al fútbol profesionalmente. Sin embargo, cuando lo hace en amistosos demuestra que está intacto, y sigue tirando magia. En esta ocasión, se prestó para ser parte de un “Partido por la Paz en Honduras” entre el Motagua y el Real España. El crack brasileño disputó un tiempo de cada lado, y pidió camisetas XL por la panza (algo excedida).

En el segundo tiempo Ronnie se lució y armó una hermosa jugada para abrir el marcador. Después de la asistencia lo levantaron en hombros.