En Levallois Perret, un vehículo atropelló a una patrulla del dispositivo antiterrorista y causó seis heridos, ninguno de ellos de gravedad.

Las autoridades están buscando el vehículo, un BMW que se dio a la fuga a gran velocidad.

Funcionarios señalaron que el conductor atacó deliberadamente a los soldados, y las autoridades antiterroristas están investigando el suceso.

Este es el último de varios ataques contra las fuerzas de seguridad registrados en el último año. Aunque otros eligieron lugares más populares como la Torre Eiffel, el incidente del miércoles se registró en un barrio relativamente adinerado que acoge la sede de la principal agencia de inteligencia francesa, la DGSI.

En declaraciones a la emisora “France Info”, el alcalde de la localidad, el conservador Patrick Balkany, consideró “intolerable” la “agresión” contra los militares que calificó de “vergonzosa”.

Balkany aseguró a la televisión “BFMTV” que “sin duda se trata de un hecho deliberado” que se produjo frente al cuartel en el que reside un destacamento de medio centenar de militares de la “operación Sentinele”, el dispositivo de vigilancia antiterrorista desplegado en todo el país.

El BMW, esperaba en un callejón cercano a que los militares salieran del cuartel para comenzar su ronda de vigilancia y “aceleró de forma fuerte” cuando un grupo apareció, antes de darse a la fuga, señaló el regidor.

La acción se produce cuatro días después de que un joven de 18 años tratara de penetrar con un cuchillo en la Torre Eiffel al grito de “Alá es Grande”.

El agresor, que fue reducido por las fuerzas del orden, gozaba de un permiso en el hospital psiquiátrico en el que estaba internado y donde volvió a ser ingresado después de ser examinado por expertos.

La Fiscalía Antiterrorista abrió una investigación por “intento de asesinato sobre una persona depositaria de autoridad pública en relación con una empresa terrorista”, y por “asociación de malhechores con fines terroristas”, después de que durante su detención asegurara estar en contacto con el grupo ISIS