Stan Wawrinka, número 3 del mundo superó al británico Andy Murray, por 6-7 (6-8), 6-3, 5-7, 7-6 (7-3) y 6-1.

Después de una temporada irregular, Murray parecía haber vuelto a su mejor nivel en París. Pero esta vez ni siquiera pudo aprovechar su buen comienzo de partido y dejó atrás su esperanza de consagrarse por primera vez en Roland Garros.

Wawrinka, es sin duda un jugador que se vuelve muy peligroso en las instancias finales.

El suizo, quien el año pasado había caído justamente frente a Murray en las semifinales, busca su segundo título en París luego de haber alcanzado el título en 2015. En su haber ya cuenta además con tres títulos de Grand Slam: además del mencionado en París hace dos años, festejó en Australia 2014 tras vencer a Nadal y en el Abierto de EE.UU. del año pasado al superar al serbio Novak Djokovic, por entonces número 1 del mundo.