Este lunes se conmemoran 100 años del fallecimiento de Teresa Carreño, la pianista venezolana que se  convirtió en una de las grandes figuras de la música de los siglos XIX y XX. Nacida el 22 de diciembre de 1853 en Caracas, desde los seis años comenzó a componer sus primeras piezas para piano.

Con tan solo ocho años, tuvo su primera presentación en el “Irving Hall” de Nueva York, el 25 de noviembre de 1862, ganando reconocimiento fuera de su Venezuela natal, después de que la familia decidiera trasladarse a esta ciudad al ver el talento que tenía Teresa.

En 1863, Teresa Carreño vive un momento muy especial en su carrera cuando es invitada a tocar en la Casa Blanca ante la familia Lincoln, con la que pasó “una tarde muy divertida”. Además, su primera composición Gottschalk Waltz se agotó tres veces en un mismo año.

En 1866, la familia Carreño decidió emprender un viaje a Europa. Allí, Teresa Carreño actuó en España y pasó largas temporadas en Londres y París, colaborando con grandes músicos. Después de la muerte de sus padres, y del fin de su primer matrimonio, Teresa decide volver a Estados Unidos. Durante los años 70 y 80 comenzó su carrera como cantante de ópera, donde se inició en Nueva York con el papel de Zerlina del Don Giovanni de Mozart.

1885, fue un año muy especial para Teresa, porque volvió por primera vez a su país de origen, Venezuela, donde actuó en varios conciertos y compuso un himno para homenajear a Simón Bolívar.

En 1889 vuelve a Europa y decide retomar su carrera de piano. Teresa toca por primera vez con la Filarmónica de Berlín, interpretando el Concierto de piano de Grieg, recibiendo muchas alabanzas. También en esta ciudad, comenzó a enseñar piano y escribió un libro de técnica pedal. Asimismo, continuó actuando como solista de algunas de las principales orquestas europeas y en recitales.

En 1902 se casó con Arturo Tagliapietra, con quien viajó por Sudáfrica, Nueva Zelanda y Australia. Teresa comenzó a sufrir diplopía y finalmente falleció en Nueva York el 12 de junio de 1917. Sus cenizas fueron repatriadas a Venezuela y guardadas en el Panteón Nacional de Caracas.

Teresa Carreño, fue un prodigio de la música. Además de una virtuosa pianista y cantante, la artista dejó un legado de más de 70 obras para piano. Aparte del disco que grabó con obras de Teresa Carreño, como homenaje por su centenario, la también pianista venezolana, Clara Rodríguez, estuvo en BBC Radio 3, rindiéndole tributo y para el próximo 29 de noviembre ofrecerá un concierto en St. James Piccadilly.  Además, este miércoles Clara Rodríguez estará en ACULCO Radio para hablar sobre Teresa Carreño.

Si quieres conocer más sobre la intensa vida de Teresa Carreño, puedes consultar el siguiente enlace: https://pianistclararodriguez.wordpress.com/2017/04/02/teresa-carreno-la-gran-pianista-venezolana-por-clara-rodriguez/