El norte del Reino Unido se enfrenta a otro día de interrupción del transporte y los servicios por una nueva tormenta llamada Henry. Después de Gertrude, Henry ya comenzó a azotar en el norte, sobre todo, en Escocia donde han alertado de vientos que sobrepasan las 90 millas por hora.

Las ráfagas han forzado el cierre de puentes y carreteras , mientras que algunos servicios de ferry y tren han sido suspendidos.

Henry es la octava tormenta de invierno que afecta a Gran Bretaña, y se produce días después de que el Reino Unido despidió a la tormenta Gertrude, que también trajo lluvias torrenciales, en especial, en el norte del país. Según informaron las autoridades, más de 22.000 hogares de Escocia, Irlanda e Irlanda del Norte se quedaron sin electricidad, tras el paso de Gertrude.

1 COMENTARIO

Comments are closed.