Según informa el diario El País un tribunal turco ordenó el arresto del representante de Reporteros Sin Fronteras (RSF), Erol Önderoglu, el periodista Ahmet Nesin y la presidenta de la Fundación de Derechos Humanos de Turquía, Sebnem Korur Fincanci, tras imputarles un delito de propaganda terrorista.

Los detenidos habían participado en una campaña a favor del periódico prokurdo Özgur Gündem, el diario más antiguo que aborda la cuestión kurda. Önderoglu, Nesin y Fincanci ejercieron por un día de directores del rotativo, como parte de una campaña en apoyo a este medio. De un tiempo a esta parte, las presiones contra la publicación aumentaron por la renovación de la lucha entre el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y las fuerzas de seguridad turcas.

En esta iniciativa participaron 44 intelectuales y periodistas, de los que 37 están siendo investigados. Fincanci declaró que los habían detenido a ellos tres exclusivamente para romper este movimiento de solidaridad con Özgur Gündem.