Según informa el periódico The Guardian, un Brexit duro supondría 80 billones de libras en las finanzas públicas. De producirse este tipo de abandono de la Unión Europea, las áreas más afectadas serían el nordeste de Inglaterra y West Midlands.

Los documentos secretos que evaluarían el impacto económico de abandonar el bloque europeísta a través de un Brexit sin acuerdo, predicen que el Gobierno necesitaría pedir 120 millones de libra más en los próximos 15 años.

El informe sugiere que el noreste enfrentaría un 16% de crecimiento económico regional, y West Midlands 13%. Y afirma que un Brexit difícil significaría un aumento general del 21% en los precios minoristas, con un aumento del 17% en los costos de alimentos y bebidas.