Andrei Kibitov, vocero del gobernador de la ciudad rusa, informó que 11 personas murieron y unas 50 personas resultaron heridas, entre ellas niños.

“La explosión tuvo lugar (a las 14:40 hora local) en uno de los vagones. Hay víctimas”, había indicado en un primer momento una fuente de las fuerzas de seguridad a la agencia pública Ria Novosti. ​

Hasta ahora nadie se adjudicó el ataque, pero el ISIS había llamado a atacar en Rusia por el papel de Moscú en la guerra en Siria.

Tras el ataque, todas las estaciones de la ciudad fueron cerradas. ​Y el Comité Nacional Antiterrorismo informó que se reforzará la seguridad en todas las instalaciones de transporte clave.

“Estamos estudiando todas las opciones, tanto que se trate de un acto criminal como de carácter terrorista”, dijo citado por la agencia de noticias Interfax.

“La oficina del fiscal ha empezado a investigar la explosión en un vagón del tren” en la estación del Instituto Tecnológico de la ciudad, indicó la fiscalía en un comunicado.

El jefe del comité de Defensa y Seguridad del Senado ruso, Víctor Ózerov, agregó que, “por supuesto, se dan todos los indicios de un atentado terrorista”.

Investigadores han acudido al lugar para analizar los primeros elementos, anunció la fiscalía de San Petersburgo en un comunicado.