El Gobierno venezolano ha respondido a las sanciones que fueron anunciadas por la Unión Europea contra siete funcionarios del régimen chavista.

Jorge Arreaza, canciller de Venezuela, publicó en un comunicado que su nación repudia “enérgicamente” las medidas impuestas, añadiendo que “la Unión Europea ofrece pruebas irrefutables de su subordinación al Gobierno supremacista y racista de Donald Trump”, que sería la última consecuencia de una política “errática e intervencionista”.

La Unión Europea aplicó medidas sancionadoras a siete funcionarios venezolanos por violaciones a los derechos humanos y al estado de derecho, dentro del contexto de crisis que está viviendo Venezuela. Europa ha dicho que las medidas podrían volverse a considerar y que su aplicación se verá condicionada a la evolución  satisfactoria de un acuerdo político con la oposición.