Los equipos de rescate luchan por salvar los cuerpos de Fuego, el volcán más activo de Guatemala. Situado en las cercanías de San Miguel de Lotes, los bomberos tratan de salvar al mayor número de personas posible, pero la esperanza es escasa.

Este lunes, la cifra oficial de muertos por la erupción de Fuego era de 69, pero es probable que el número final de fallecidos sea mucho mayor,  por la cantidad de personas desaparecidas que hay y por las decenas de comunidades que han quedado aisladas por la fuerza del volcán.

Se trata de una de las erupciones más mortíferas que se ha producido en Guatemala en las últimas décadas. El bombero voluntario, Francisco Flores, expresó: “las casas se convirtieron en hornos y el pueblo en un crematorio, no hay supervivientes”. Mientras tanto, los equipos de rescate continúan con sus labores.