29 personas han sido detenidas en una operación conjunta de la Guardia Civil y las fuerzas de seguridad alemanas, francesas, belgas y holandesas, contra una red que se dedicaba al tráfico de drogas y personas a nivel internacional.

Conocida como operación Spax, las autoridades intervinieron más de una tonelada y media de hachís, documentos, ordenadores, teléfonos, dinero, etc. para saber cuál era la actividad de esta organización, que supuestamente, también falsificaba visados e introducía gente en Europa, sobre todo, en Bélgica.

La droga que venía de Melilla era trasladada en dobles fondos de vehículos hasta Bélgica, Alemania, Francia y Holanda. La investigación se inició, después de que la Policía alemana detectara varios automóviles con estas características.

Durante las pesquisas localizaron dos pisos en Málaga, que estaban siendo usados como guarderías de la droga y se han detenido entre otros, a los líderes de la organización, que estaban asentados en Madrid y en Barcelona.