Casi 300 personas fueron detenidas durante protestas contra el fin de los subsidios a los combustibles en Ecuador.

“Hasta el momento tenemos 21 policías heridos, hay 277 detenidos que han cometido actos vandalismo, que han atentado contra la propiedad”, afirmó Jarrín en un balance nocturno. Dijo el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín.

El Servicio de Gestión de Riesgos reportó a su vez 14 civiles heridos en las manifestaciones.

Más temprano, la ministra del Interior, María Paula Romo, dijo en declaraciones a un canal de televisión local que al menos 150 fueron detenidos en Guayaquil, “en su mayoría asociados al robo y vandalismo”.

“En este tipo de actos no está en discusión el subsidio (a los combustibles) o la reforma laboral”, afirmó Romo antes de subrayar que son hechos “plenamente delictivos”.

En diferentes sectores de Guayaquil, capital económica de Ecuador, se produjeron altercados y saqueos a comercios y establecimientos públicos ante la incapacidad de las fuerzas de seguridad de garantizar el orden, lo que obligó a numerosas tiendas a echar el cierre para evitar robos masivos.

En Quito, la capital, el centro histórico se convirtió en un campo de batalla entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad que emplearon medios antidisturbios e hicieron cargas policiales para dispersar a los concentrados.

Demonstrators clash with riot police during protests after Ecuador’s President Lenin Moreno’s government ended four-decade-old fuel subsidies, in Quito, Ecuador October 3, 2019.

Los transportistas señalaron que mantendrán su huelga, que inició el jueves en simultáneo con el aumento en hasta 123% de los precios del diésel y la gasolina, los más baratos y más utilizados en el país.