Por primera vez los científicos han sido capaces de rastrear las hordas de insectos de alto vuelo que cruzan los cielos del sur de Inglaterra cada año.

Inconscientes y desapercibidos para los humanos, los investigadores descubrieron que 3,5 billones de insectos y mariposas migran anualmente por toda la región.

El recuento se realizó utilizando un radar vertical y las redes de insectos montadas sobre globos.

Durante el período de 10 años, los científicos observaron insectos volando noche y día, entre 150 y 1200 metros sobre el suelo.

Mientras que sus orígenes no fueron registrados los investigadores creyeron que muchos viajaban  desde el Reino Unido a través del canal inglés y del Mar del Norte.

Aunque la gran mayoría de los insectos eran pequeñas criaturas como los pulgones de las cosechas de cereales, las moscas y los mosquitos, también hubo más grandes, como hoverflies, ladybeetles, polillas y mariposas.

Uno de los hallazgos más sorprendentes fue que mientras los insectos más pequeños despegaban independientemente de la dirección del viento, todas las criaturas medianas y grandes mostraban un patrón muy claro de movimientos estacionales.

“Los insectos básicamente miden la dirección del viento y deciden si volar o no ese día o la noche en particular”, dijo, según la BBC, el Dr. Jason Chapman, de la Universidad de Exeter, coautor del documento.

“Significa que los insectos tienen un mecanismo de brújula para saber cuál es el norte y el sur, pero también tienen la capacidad de volar arriba en el cielo y evaluar la dirección del viento y relacionarlo con la dirección de la brújula y tomar una decisión sobre si volar o no – que es un complejo conjunto de cosas y muchas, muchas especies están haciendo esto”, dijo.

 

Sara Diaz.