Miles de doctores en formación participaron en una huelga sin precedentes en el Reino Unido para denunciar la imposición de un nuevo tipo de contrato por parte del gobierno que afecta a los ‘junior doctors’, término utilizado para referirse a aquellos médicos recién graduados o que están cursando una especialidad.

Las negociaciones entre el Secretario de Salud del Reino Unido, Jeremy Hunt, y la Asociación de Médicos Británica (British Medical Association, BMA por sus siglas en inglés) no terminan de avanzar por lo que se mantiene la huelga iniciada este martes hasta el día de hoy.

El paro incluye la retirada total de los servicios sanitarios durante dos días y es la primera vez en el país en que no fueron atendidos los servicios de urgencias de los hospitales. Sin embargo, la mayoría de los hospitales no experimentó ningún problema porque los médicos más experimentados se hicieron cargo de muchas de las tareas de emergencias.

Cuatro de cada cinco médicos jóvenes tomaron parte en la primera huelga general de la historia del NHS.

En algunos hospitales, casi el 90 % de los médicos en formación se negó a trabajar, lo que se considera una escalada del conflicto por el nuevo contrato que el ministro de Salud, Jeremy Hunt, tiene la intención de imponer.