Una disputa entre presos en el noreste de México dejo el saldo de cincuenta y dos personas muertas y 12 heridos, es el incidente más grave en una prisión en el país en al menos tres décadas.

 El gobernador Jaime Rodríguez confirmó en conferencia de prensa el balance de víctimas y aseguró que cinco de los heridos se encuentran en estado grave.

El gobernador explicó que se está llevando a cabo el proceso de identificación de víctimas.

“Los hechos son sumamente lamentables y dolorosos para todo el estado de Nuevo León”, afirmó.

“Estamos viviendo una tragedia derivada de la situación tan difícil que se encuentran los centros penitenciarios”.

En la riña, los presos incendiaron la bodega de víveres de uno de los sectores de la cárcel, señaló Rodríguez quien descartó el uso de armas de fuego durante la trifulca.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos de Nuevo León anunció que investigará los hechos en Topo Chico, que alberga a unos 3.500 presos.