Un total de 56 personas murieron en un sangriento motín entre dos bandas criminales en un complejo penitenciario de Manaos, la capital de Amazonas de Brasil.

En el motín, además, 144 internos se dieron a la fuga.

La Secretaría de Seguridad de Amazonas informó que los presos fueron asesinados por los propios internos “en un enfrentamiento de extrema violencia”.

Los hechos se registraron este domingo en la tarde y duraron cerca de 15 horas. Muchos de los muertos resultaron decapitados.

“Es la mayor matanza cometida en una prisión de la Amazonía”, afirmó el secretario de Seguridad Pública estatal, Sergio Fontes, según reportaron los medios locales.  El funcionario agregó que los grupos de narcotraficantes se disputan dinero y territorio.

La revuelta es una de las mayores registradas en los últimos años en Brasil, después de la masacre que tuvo lugar en 1992 en la cárcel de Carandiru, en Sao Paulo, tras una operación policial para controlar una reyerta que acabó con 111 presos muertos.

 

Sara Diaz.