Más de 600.000 pasajeros se enfrentarán con un caos en el transporte por una huelga conocida como el ataque del aseo. Los trabajadores de las líneas Hammersmith & City Line y Circle Line iniciarán una huelga de 24 horas a partir de las 9 pm, porque están obligados a ir al baño bajo cronómetro.

La Hammersmith & City Line no tendrá ningún tren funcionando, mientras que la Circle Line dispondrá de muchos menos. Un portavoz del sindicato RMT, que ordenó a la huelga, dijo: “La disputa es sobre la gestión agresiva de la compañía, incluyendo poner un cronómetro para que el personal vaya al baño, además de que se aprecia un flagrante desprecio por las políticas y procedimientos acordados.”

El paro se produce después de los informes que publicaron que los administradores notaron que una minoría de los conductores estaba pasando mucho tiempo en los baños, supuestamente para evitar el trabajo, razón por la que los trenes tenían que ser cancelados o manejados por otro conductor.