Decenas de personas que formaban parte del staff de la cadena de restaurantes de hamburguesas Byron han sido detenidas en una redada de inmigración.

El Ministerio del Interior ha confirmado que 35 ciudadanos de Brasil, Nepal, Egipto y Albania se encontraban entre los arrestados en la redada, que se llevó a cabo en Londres en la mañana del 4 de julio.

Un trabajador de alto nivel alegó que el personal había sido convocado para asistir a una reunión de seguridad y salud a las 9.30 am ese día, pero los funcionarios de inmigración llegaron rápidamente y comenzaron a entrevistar a la gente.

“Es asqueroso. Algunas de estas personas trabajaban aquí por cuatro o cinco años y ni siquiera se les dio la oportunidad de decir adiós”, dijo el trabajador que habló en condición de anonimato.

Una fuente del Ministerio del Interior confirmó que 35 personas fueron detenidas por sospechas de infracciones de las leyes de inmigración.

Byron confirmó que facilitó la incursión a petición del Ministerio del Interior, pero se negó a responder a las demandas que estableció reuniones de personal con el falso pretexto de que eran para la formación en salud y seguridad.

Byron dijo: “Podemos confirmar que varios de los restaurantes de Byron Londres fueron visitados por representantes del Ministerio del Interior. Estas visitas dieron lugar a la detención de los miembros del personal que se sospecha no tenían el derecho a trabajar en el Reino Unido”.

La participación de Byron en la redada ha originado llamados en las redes sociales a biocotear a la cadena, después de que se supiera que había convocado a su personal para una reunión sobre seguridad de la empresa, cuando en realidad era una redada a sus empleados.