Contrario a los que se creía, Rusia no va a recibir una prohibición general de Río 2016 tras el escándalo de dopaje del país.

El Comité Olímpico Internacional (COI) dejará en manos de los órganos de gobierno de los deportes individuales la decision de si los competidores rusos están limpios y se les debe permitir participar.

La decisión se produce tras un informe en el que el profesor de derecho canadiense Richard McLaren dijo que Rusia operó un programa de dopaje patrocinado por el Estado entre 2011-2015.

Los Juegos de Río iniciarán el 5 de agosto.  Los competidores de Rusia que desean participar en los Juegos tendrán que cumplir con los estrictos criterios establecidos por el COI.

Cualquier ruso que haya cumplido una sanción por dopaje no será elegible para los Juegos Olímpicos del próximo mes.

 

Los atletas de pista y campo ya tienen prohibido participar.

El presidente del COI, Thomas Bach, dijo: “Hemos puesto el listón hasta el límite mediante el establecimiento de una serie de criterios muy estrictos, que cada atleta rusa tendrá que cumplir si él o ella quiere participar en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

“Creo que de esta manera, hemos equilibrado, por un lado, el deseo y la necesidad de la responsabilidad colectiva frente al derecho a la justicia individual de cada atleta”, dijo.