El plazo para iniciar el trámite y votar en las próximas elecciones españolas se abrió el pasado 4 de mayo y se cerrará el 28 de este mismo mes. Para poder ejercer este derecho hay que estar inscrito en el consulado antes de 1 de marzo, si alguien esta inscrito después de este día debe acudir personalmente al consulado a reclamar que se le incluya en el censo. Si estás inscrito como residente temporal, debes acudir también personalmente a pedir el voto rogado.

Marea Granate, una organización que nació con el objetivo de luchar por los derechos de los españoles residentes en el extranjero, denuncia que cada vez resulta más complicado poder acceder al voto rogado, y reclaman un sistema más sencillo.

Amanda Peñalosa, la portavoz de esta organización, cuenta en una entrevista a Diario Crítico, que el principal problema es que el trámite sea presencial ya que obliga a los ciudadanos a perder un día de trabajo o más, si se encuentra en una ciudad lejana al consulado.

La organización está recibiendo a día de hoy, decenas de e-mails preguntando sobre el proceso para pedir el voto rogado, dada la poca información que aporta el Ministerio de Exteriores a los ciudadanos residentes en el extranjero.

El otro problema es que los plazos son relativamente cortos, ya que si un ciudadano llega a Londres después del 28 de mayo, ha perdido su derecho a voto en estas elecciones.

Una vez pasado el primer trámite, nos encontramos con otro problema y es que el 36% de los ciudadanos registrados en las pasadas elecciones no pudieron votar debido a que las papeletas nunca llegaron a sus domicilios.

Marea Granate pide que se cambie la ley y se amplíen los plazos, además apuesta por un sistema mixto, donde la inscripción pueda realizarse telematicamente, y el ciudadano pueda imprimir las papeletas desde casa, aseguran que esta aumentaría la participación y sobretodo facilitaría los trámites.