Un juez del Tribunal de Sentencia de Cojutepeque, situado en el centro de El Salvador, ha absuelto este lunes a Evelyn Hernández, la mujer de 21 años que tuvo una condena de 30 años de cárcel por un delito de homicidio agravado, después de sufrir un parto extrahospitalario en el que murió el feto.

El embarazo de Evelyn Hernández tuvo lugar tras sufrir una violación continuada, que la joven no denunció porque se encontraba bajo amenaza del agresor. El parto tuvo lugar el 6 de abril de 2016 en la comunidad rural de la provincia de Cuscatlán, en el centro del país. Evelyn sintió fuertes dolores abdominales, fue a la letrina de su casa, donde sufrió una hemorragia y se desmayó. La joven desconocía su estado porque no había tenido síntomas de embarazo y no había dicho nada de los abusos a los que estaba siendo sometida porque el agresor la había amenazado con hacer daño a su madre.

Su madre la llevó a un hospital local y los médicos concluyeron que la joven había abortado. Evelyn fue detenida y en un juicio fue condenada a 30 años de cárcel. Sin embargo, la Corte Suprema anuló la sentencia el año pasado y ordenó que se realizara un nuevo juicio. La autopsia realizada al feto desveló que había muerto de una “neumonía aspirativa”. Después de permanecer 33 meses en la cárcel, Evelyn ha sido absuelta.

El caso de Evelyn se había convertido en un símbolo de las organizaciones de mujeres en la lucha contra las duras leyes contra el aborto que existe en El Salvador, por las que una mujer puede ser condenada a 40 años de prisión por abortar.