El accidente ocurrió durante condiciones del tiempo adversas, escasa visibilidad debido a la nieve y la lluvia en medio de una ola de frio.

Diecisiete personas murieron y otras 37 resultaron heridas.

Las personas hospitalizadas evolucionan favorablemente, comunicaron las autoridades.

“La niebla era intensa, así que conduje despacio cuando salía del túnel. Vi dos vehículos bloqueando horizontalmente la carretera, por lo que pisé el freno”, relató uno de los conductores implicados en el accidente a la cadena de televisión oficial CCTV.

También explicó que, pese a que el asfalto estaba resbaladizo y su automóvil tardó en detenerse por completo, no llegó a colisionar con los vehículos ya accidentados, pero que inmediatamente después recibió el impacto de otros que venían detrás y se acabó produciendo un choque en cadena.

“Cuando llegué allí, había fuego en la parte delantera. Aparcamos al final de la acumulación y llevamos las mangueras por el carril opuesto”, afirmó Wang Roubing, uno de los bomberos que participaron en la operación.