El presidente Juan Manuel Santos ha entregado este jueves  al Congreso de Colombia el texto del acuerdo de paz que los negociadores gubernamentales finalizaron esta semana con los rebeldes de las FARC y que será sometido a votación en un referéndum popular el 2 de octubre.

Acompañado por una multitud de niños, políticos y funcionarios del gobierno que llevaban banderas y dibujos colombianos de una paloma de la paz y vitoreaban su nombre, Santos salió del palacio presidencial Casa de Nariño en Bogotá y cruzó la Plaza de Armas hasta el edificio del Congreso de Colombia.

Antes de entregar el acuerdo de paz con el presidente de la asamblea nacional, Mauricio Lizcano, Santos describió el acuerdo como “una realidad histórica que va a cambiar la cara de Colombia para mejor.”

En sus observaciones sobre las escaleras del edificio del Capitolio Nacional, Santos recordó que los negociadores para el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, o FARC, anunciaron el miércoles que habían finalizado un acuerdo de paz después de cinco años y medio de negociaciones, entre ellos 45 meses de conversaciones públicas en La Habana.

En su discurso, Santos dijo que el acuerdo de paz traería beneficios humanitarios a los desplazados por el conflicto armado que ha durado décadas, lo que permitirá a casi 7 millones de personas  regresar a sus regiones de origen y tener una vida digna.