Al menos 60 personas han fallecido y 120 han resultado heridas este martes en un doble atentado suicida contra la academia de policía de Quetta, situada al oeste de Pakistán. El Estado Islámico ha asumido la autoría del ataque, que ha sido uno de los peores sufridos en el país asiático.

Al parecer, tres hombres armados y con chalecos explosivos forzaron su entrada a tiros durante esta madrugada en la academia policial. Su objetivo era llegar a los dormitorios donde en ese momento había entre 200 y 250 reclutas de los 700 que estudian en el centro.

Desde que escucharon los tiros los jóvenes trataron de huir. La mayoría de los que no lograron escapar fallecieron o resultaron heridos después de que dos de los atacantes se hicieran estallar. El tercer agresor fue abatido por el Cuerpo de Fronteras, explicó Sher Afgan, jefe de la fuerza paramilitar en Baluchistán.

El primer ministro, Nawaz Sharif, y el jefe de las Fuerzas Armadas, Raheel Sharif, viajaron a Quetta de inmediato.