La presidenta chilena, Michelle Bachelet, confirmó la muerte de dos personas por el temporal que afectó durante 24 horas la zona centro y sur de Chile, mientras la Oficina Nacional de Emergencia cifró en diez los desaparecidos.

El temporal, que se inició el sábado, golpeó con mayor fuerza las regiones de Valparaíso, O’Higgins y la región metropolitana de Santiago, todas declaradas en “alerta roja” por la autoridad.

Además de expresar su solidaridad con las familias, añadió que el temporal dejó 324 damnificados, 429 aislados y más de 300 casas dañadas. También, un millón de hogares sin agua y 20.000 clientes sin luz.

Las diez personas desaparecidas son habitantes de la región de O’Higgins y de la comuna de Santiago que fueron arrastradas por deslizamientos de tierra.

Ante el corte de agua potable y la importancia de resguardar las condiciones sanitarias en que deben funcionar los centros, Felipe  Melo, secretario regional ministerial de Educación, afirmó que la suspensión de clases afecta a 35 comunas de las 52 que tiene la región metropolitana de Santiago.

El Servicio de Meteorología anunció hoy que aunque el frente “ya no es tan agresivo” seguirán las lluvias.