Al menos 1.000 personas han muerto o están desaparecidas, y presuntamente muertas, tras una serie de incidentes en el mar Mediterráneo durante la semana pasada, según la Organización Internacional para las Migraciones.

El diario The Guardian se refiere al recuento actualizado de la OIM que sacó la cuenta de los sobrevivientes que fueron salvados en el mar o llegaron a Italia.

Según la ONU, más de 2.500 personas han muerto este año tratando de llegar a Europa por mar – un fuerte aumento respecto al mismo período del año pasado.

William Spindler, portavoz de la agencia de refugiados de la ONU (ACNUR), dijo que 62 personas habían sido confirmadas muertas y otras 971 habían desaparecido, y se presume que han muerto, en nueve incidentes en la ruta entre Libia e Italia desde el 25 de mayo pasado.

Spindler dijo que 2016 ha sido particularmente mortal. El saldo de más de 2.500 muertos se compara con los 1.855 de hace un año, y 57 en el mismo período del año 2014.

Las cifras de los grupos de ayuda y la policía italiana contabilizan al menos 700 muertes de tres naufragios en otros días, pero la OIM apuntaba a otros incidentes, más pequeños.

Alrededor de 204.000 inmigrantes y refugiados han cruzado el Mediterráneo desde enero, una cifra que también se ha incrementado. El número es más del doble de los casi 92.000 que desembarcó en las costas del continente durante los primeros cinco meses de 2015, según la OIM. A finales del año pasado a más de 1 millón habían hecho el viaje.