Los aficionados al fútbol ingleses han sido advertidos de no entrar en el agua por seguridad durante la Eurocopa 2016 en Marsella.

Se espera que medio millón de aficionados viajen desde Reino Unido con motivo del torneo y las fuerzas de seguridad francesas se han incrementado desde los ataques de París el pasado noviembre. Aun así, existe cierto temor ante el partido de apertura de Inglaterra contra Rusia en Marsella el próximo sábado.

Por este motivo se ha creado una zona de una milla vigilada por la guardia costera, la gendarmería marítima y la marina en la zona de la playa donde se espera que acudan los aficionados para evitar así una atrocidad al estilo de Túnez. Además, los agentes rastrearán la playa en busca de explosivos como parte de la operación de seguridad de Marsella con un coste de 1,5 millones de libras.

El Ministerio de Asuntos Exteriores advirtió esta semana que los estadios, zonas de aficionados y centros de transporte serán posibles objetivos de ataque durante el torneo de fútbol, advirtiendo de una “alta amenaza del terrorismo”, especialmente asociada con el estado islámico.

Por su parte el Ministerio del Interior francés ha lanzado una aplicación llamada SAIP – un acrónimo francés de Alerta y Sistema de Información para el público – para alertar a los usuarios de posibles ataques terroristas o incidentes cercanos.