Los agentes de inteligencia estadounidenses están en alerta máxima ante el temor de posibles ataques terroristas de Al-Qaeda el día antes de las elecciones presidenciales.

Las autoridades han sido advertidas de una posible amenaza de los militantes el lunes, han informado medios estadounidenses.

Se acerca el día en que los estadounidenses votarán quién debe suceder a Barack Obama como presidente, si Hillary Clinton o Donald Trump, y aunque no se han revelado objetivos específicos, los funcionarios de Nueva York, Virginia y Texas han sido informados de las posibles amenazas.

En Nueva York, el Departamento de Policía de Nueva York dijo que había sido alertado por las autoridades federales mientras que la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey, que opera aeropuertos, túneles y puentes alrededor de la ciudad, también fue informada.

Fuentes de seguridad insisten en que la amenaza se está tomando en serio, no obstante los jefes del FBI reconocen que el nivel de alerta sube con eventos de gran relevancia, como en este caso, las elecciones del 8 de noviembre.

Un alto funcionario del FBI dijo a CBS News: “El FBI, que trabaja con nuestros homólogos federales, estatales y locales, comparte y evalúa la inteligencia diariamente y continuará trabajando estrechamente con los miembros de las fuerzas del orden y la comunidad de inteligencia para identificar e interrumpir cualquier amenaza potencial a la seguridad pública”.

Al-Qaeda, una célula terrorista sunita, es responsable de los ataques terroristas mundiales, incluyendo las atrocidades del 11-S, en las que murieron 3.000 personas en la ciudad de Nueva York.