Una parte del mar Ártico nunca se congeló durante este invierno debido a una temporada de altas temperaturas que han ocasionado cambios en el extremo norte – probablemente irreversibles.

Un grupo de científicos dijo que la capa de hielo marino alcanzaba una extensión máxima promedio de 14.52m kilómetros cuadrados (5.607m millas cuadradas) el 24 de marzo, la máxima más baja de invierno desde que comenzaron los registros en 1979.

“Nunca he visto un invierno tan cálido en el Ártico”, dijo el director del NSIDC . “El calor era incesante.”

Fue el tercer mes consecutivo de mínimos históricos en la cubierta de hielo marino, después que las temperaturas extremas en enero y febrero dejaran aturdidos a los científicos, reportó The Guardian.