Hainah, una joven iraní aficionada al fútbol decidió acudir el viernes pasado al estadio Azadi de Teheran a presenciar un partido de su equipo. Todo normal si no fuera porque en Irán las mujeres tienen prohibido acudir a los estadios de fútbol, y para lograrlo Hainah tuvo que vestirse como un hombre. Una vez allí decidió hacerse una foto y colgarla en la red social instagram.

Según ha contado en esta misma red social, la iraní tuvo que ponerse cinco pantalones y cinco camisetas, ademas de pintarse la cara para pasar totalmente desapercibida.

Con este acto Hainah se enfrenta a la detención por saltarse una ley del código civil, además de las numerosas amenazas de muerte que ha recibido.

Esta acción ha reavivado el debate en Irán sobre la prohibición de que las mujeres acudan a los estadios de fútbol De hecho, la mayoría de la población esta a favor de que las mujeres participen en los actos deportivos. Cada día más mujeres acuden a los estadios disfrazadas y son ayudadas a colarse por los demás espectadores.

Mientras tanto, Hainah esta asustado por las represalias que pueda tener su acto, y ha declarado que no pertenece a ningún grupo político ni pretendía crear ninguna polémica, solo acudir a un partido de fútbol.