La investigación que está realizando la Unión Europea sobre las ventajas fiscales de las que se benefició Apple al pagar sus impuestos en Irlanda, está a punto de concluir. Este martes la Comisión Europea tomará una decisión, según publicaron los diarios The Wall Street Journal y Financial Times.

 
Según la agencia Reuters, que consultó a fuentes relacionadas con la investigación, Apple tendrá que devolver 1.000 millones de euros por impuestos no pagados en Irlanda. La tributación de Irlanda está siendo cuestionada por su incompatibilidad con las normas comunitarias, que llega a considerar estos beneficios como ayudas de Estado.

 
Otras entidades, como es el caso del banco JP Morgan, han llegado a estimar que la multa podría ascender a los 17.000 millones de euros.

 
Desde la Comisión Europea no han confirmado aún la multa, ni cuándo será la fecha de la decisión, pero en caso de que se cumpliese, se trataría de la mayor sanción impuesta a una compañía por Competencia e Irlanda quedaría expuesta como paraíso fiscal dentro de la Unión Europea.

 
Por su parte, Irlanda ha comunicado que protegerá su reputación defendiendo que sus normas en materia de impuestos son legales.