Uber tiene un nuevo miembro en su consejo, Yasir Al Rumayyan, y una inyección de 3.500 millones de dólares por parte del Fondo Público de Inversión de Arabia Saudí. Uber se convierte así en la mayor startup del mundo.

Travis Kalanick, cofundador y consejero delegado de Uber, celebró el apoyo: “Apreciamos este voto de confianza para seguir nuestra expansión global. Nuestra experiencia en Arabia Saudí es un gran ejemplo de cómo ayudamos a conductores, pasajeros y ciudades. Ellos son los primeros en beneficiarse por el retorno económico que generamos”.

Uber ya ha mostrado su deseo de invertir 250 millones de dólares en la zona, donde ya operan en 15 ciudades. En total cuentan con 395.000 pasajeros activos. El fondo saudí, por su parte, considera que les puede ayudar a reducir su dependencia del petróleo y promover el emprendimiento. “Hemos visto de primera mano cómo ha mejorado la movilidad urbana. Queremos impulsar el turismo, el entretenimiento y, también, que las mujeres sean parte de esta ola de oportunidades”, dijo a través de una nota oficial.

Los rumores apuntan a que la esperada salida a bolsa de la empresa de la calle Market se demora debido a los litigios que tienen con sus conductores. Voces de la industria apuntan a que tendrían que contratar a un gran número de chóferes antes de cotizar en Wall Street.