Miles de personas en Argentina han salido del trabajo durante una hora para protestar por la violación y asesinato horrible de una adolescente de 16 años. Lucía Pérez fue drogada y violada antes de ser asesinada en la ciudad de Mar del Plata.

Dos hombres que la dejaron en un hospital dijeron que se trataba de una sobredosis de drogas, pero los médicos encontraron pruebas de que había sido objeto de una violencia sexual extrema.

Activistas y organizaciones de derechos humanos instaron a las mujeres a llevar ropa negra y unirse a las marchas en las calles. Miles de manifestantes marcharon en Buenos Aires y otras ciudades argentinas. “Si toca a una de nosotras, todas reaccionamos,” decían los carteles de muchos manifestantes.

Decenas de miles de personas se manifestaron en las calles, en junio del año pasado en protesta por la violencia contra las mujeres, y repitieron marchas y manifestaciones asumiendo el lema “Ni Una menos”.

El hermano, de 19 años de edad de Lucia, Matias, escribió en un mensaje de Facebook comentando que salir a las calles y gritar juntos era la única manera de evitar que “miles de otras Lucías” fueran asesinadas, y la única manera de “cerrar los ojos y ver su descanso en paz”.

En promedio, una mujer es asesinada en casos de violencia doméstica cada 36 horas en el país.

Argentina adoptó una ley contra el feminicidio en el año 2012, con penas más severas para los hombres que matan a las mujeres cuando el género desempeña un papel en el crimen.

La nueva legislación también tiene duras penas por violencia doméstica. otros quince países de América Latina han escrito dichas leyes, pero los críticos dicen que no se están aplicando eficazmente.