En México continúa la ola de periodistas asesinados. El cadáver de Anabel Flores Salazar, de 32 años, quien fue secuestrada por un comando armado en su casa el lunes de madrugada, fue hallado en una carretera del Estado de Puebla.

Flores fue raptada en  Veracruz, que se ha convertido en uno de los estados más violentos de ese país, especialmente para los periodistas.

Anabel Flores colaboraba con El Sol de Orizaba en Veracruz y escribía sobre sucesos.

De momento no hay detalles sobre el motivo y la autoría del asesinato de la periodista, que era madre de un bebé recién nacido y de otro niño de cuatro años.

Desde el año 2000 han sido asesinados 16 reporteros en el Estado de Veracruz.