El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, ha sido interrogado este lunes en la Embajada de Ecuador en Londres sobre una presunta agresión sexual cometida en Suecia en 2010.

Un representante de la fiscal de Suecia, Ingrid Isgren, y la inspectora de policía sueca Cecilia Redell estuvieron en la embajada para asistir al proceso, con el fiscal ecuatoriano Wilson Toainga encargado de tomar declaraciones del activista australiano.

A pesar de ser recibida por un gran grupo de periodistas que esperaban reunidos fuera de la embajada, Isgren no hizo ningún comentario al llegar.

Assange, que niega las acusaciones, ha pasado más de cuatro años encerrado dentro de la embajada buscando asilo político por temor a que pueda ser extraditado a Estados Unidos.

En agosto, expiraron debido a los estatutos de prescripción tres de los cuatro cargos formulados contra Assange por Estocolmo, dos de agresión sexual y uno de coerción ilegal. La acusación de violación no expirará hasta 2020.

En un primer momento, el interrogatorio en la embajada había sido estaba programado para el 17 de octubre, pero fue pospuesto a petición de Assange, quien buscó la seguridad de “sus derechos a la protección y defensa de su persona”.