El hombre que mató a un pasajero e hirió a otros tres en un ataque en una estación de tren cerca de Munich, sufría de problemas psicológicos y adicción a las drogas , según las autoridades de Alemania.
El hombre agredió a cuatro personas poco antes de 05:00 am del martes pasado en la estación de Grafing.
Una de las víctimas murió por las heridas de arma blanca en el hospital.
El atacante de 27 años de edad fue finalmente vencido por la policía y arrestado.
Algunos testigos dijeron que gritó “Allahu Akbar” (“Dios es grande” en árabe). Sin embargo, un portavoz del Ministerio del Interior del estado de Baviera , dijo que “hasta ahora no tenemos ninguna evidencia de un motivo islamista”.
“Hemos encontrado que el hombre tenía problemas psicológicos y de drogas”, dijo Oliver Platzer.
El sospechoso ha sido identificado como un ciudadano alemán , al parecer, de la zona de Hessen, en Alemania central.