Una explosión de una bomba supuestamente activada por control remoto ha sacudido esta mañana el centro de Estambul causando al menos 11 muertes y una treintena de heridos, según ha informado el gobernador de la ciudad, Vasif Sahin.

La detonación se ha producido a las 8.40 cerca de una parada de autobús y varias ambulancias se han dirigido hacia el lugar para atender a los heridos.

 En una breve declaración Sahin ha informado que “Siete policías y cuatro civiles han muerto, otras 36 personas han resultado heridas”.

Así mismo, los primeros datos citados apuntan a que el objetivo del atentado ha sido un autobús que transportaba policías a una comisaría cercana.

Varias tiendas próximas han sufrido daños y la Policía ha procedido a evacuar varios edificios cercanos.