Es Salah Abdeslam. Lo capturaron tras una redada en el barrio de Molenbeek, en la capital belga.
El operativo que derivó en un tiroteo se produjo luego de otra redada, en la que fue abatido un argelino también relacionado con los atentados de noviembre en París, identificado como Mohamed Belkaid.
La Fiscalía belga confirmó esta mañana que encontraron huellas dactilares de Abdeslam en el departamento que allanaron el martes en el distrito de Forest.
Abdeslam sería uno de los dos fugados durante esa operación antiterrorista. Fuentes policiales cuentan que el hombre que atacó a los policías y que resultó muerto habría actuado así para hacer que Abdeslam y un segundo sospechoso consiguieran escapar.