El Gobierno británico ha elevado el nivel de alerta en todos sus buques en el golfo Pérsico, mientras que por su parte el ministro de Defensa trata de suavizar las tensiones con Irán. Un barco británico se ha enfrentado a tres embarcaciones iraníes este jueves en el estrecho de Ormuz, que querían bloquear el paso de un petrolero de la compañía BP.

Este incidente se ha producido una semana después de que la Armada británica abordara en aguas cercanas a Gibraltar a un barco que transportaba crudo iraní a Siria, en una supuesta infracción de las sanciones impuestas al régimen de Damasco.

A través de un comunicado del ministerio de Defensa  comunicaron: “ En contra del derecho internacional , tres embarcaciones iraníes intentaron impedir el paso de un buque comercial, el British Heritage”. “Esto ha obligado al HMS Montrose a tomar posición y hacer una evidente  y a hacer una advertencia verbal a las naves, que han procedido a apartarse”.