El número de españoles que han rehecho su vida en el extranjero mantiene una tendencia ascendente implacable. Desde el 2009, la cifra se ha incrementado en un 56,6%.

Los principales motivos de este incremento son la nacionalización de extranjeros, la mala situación económica,y la falta de oportunidades para los jóvenes españoles, que no han hecho mas que contribuir al aumento de españoles que deciden empezar una nueva vida fuera de su país.

Para Íñigo Domingo, demógrafo de Centro de Estudios Demográficos, los datos están infraregistrados y el número real de españoles en el extranjero es todavía mayor . Ya que al registrarse en el consulado del país en que residen, pierden el certificado de empadronamiento, el derecho a la seguridad social y la posibilidad de recibir ayudas públicas.

La primera consecuencia del aumento de emigrantes es que España sigue perdiendo población, y además, el año pasado se registraron por primera vez mas muertes que nacimientos.

El resultado tiene una doble lectura: la población española tiene una edad media superior y debido a las migraciones ha perdido gran parte de sus habitantes.

La tendencia a largo plazo es al envejecimiento y la disminución de la población.

Actualmente en Reino Unido viven 102.498 españoles, un 77% más de los que lo hacían en 2009.