La alcaldesa de Barcelona, Ana Colau, anunció este lunes, que en 2017 y 2018 se iniciará la prueba de la moneda local en los barrios eje del río Besòs, la zona con más pobreza del área metropolitana, con el fin de ponerla oficialmente en circulación en 2019.

Esta decisión ha sido tomada, pese a las advertencias del Banco de España, que durante el verano de 2015, después de llegar Colau a la alcaldía de Barcelona, dijo que la idea era “imposible e indeseable”, calificó el subgobernador, Fernando Restoy.

Desde el Banco de España continúan en la tónica de que cualquier moneda “informal, sin marco normativo, sin un regulador o una supervisión adecuada no es deseable”.

Sin embargo, Colau tenía en su programa electoral la incorporación de una moneda local para beneficiar al pequeño y mediano comercio, aunque hasta 2019 estará en fase de prueba, esta idea ha sido aplicada por ciudades como Bristol o Toulouse, con aceptación local.