Durante un discurso en la convención demócrata que se celebró en Filadelfia, Estados Unidos, el senador Bernie Sanders, pidió el voto para Hillary Clinton, la que fue su competidora durante las elecciones primarias. Aunque afirmó que seguirá luchando por su movimiento progresista.

En su intervención Sanders hizo un repaso por todas las políticas progresistas de Clinton, entre las que destacan las que abordan la educación, la sanidad, la economía y el cambio climático. De esta forma, Sanders posicionó más en la izquierda a Clinton, que ha sido considerada por muchos, una candidata demasiado centrista y cercana a las élites económicas y políticas de Estados Unidos.

“Basado en sus ideas y su liderazgo, Hillary Clinton debe convertirse en la próxima presidenta de los Estados Unidos”, afirmó. “Juntos hemos empezado una revolución política para transformar América. Y esta revolución, nuestra revolución continúa”, aseguró.

Con esta intervención, tratan de reducir las diferencias en el seno del Partido Demócrata, y sobre todo, evitar que el candidato republicano, Donald Trump, llegue a la Casa Blanca, ya que de ser así, el progresismo sufriría un gran retroceso.