El fundador de Microsoft Bill Gates ha manifestado que acepta la petición del FBI a Apple de desbloquear y acceder al teléfono iPhone que usó uno de los autores del tiroteo de San Bernardino en diciembre.

Bill Gates afirma que se trata de un caso concreto, no es algo general además, declara que “las empresas de tecnología deben ser forzadas a cooperar con las autoridades en las investigaciones sobre terrorismo”.

Al haber manifestado esta posición, Gates se ha separado del resto de la industria tecnológica, incluso miembros de su propia compañía se oponen a la orden del FBI apoyando a Apple.