La línea Thameslink de Blackfriars de Londres ha sido nombrada como el servicio de cercanías más violento de la capital.

El tren de los sábados de la 1:04 am con destino a Bedford registró 23 delitos el año pasado, incluyendo el robo y asalto sexual.

Los 23 delitos registrados resultaron en cinco detenciones.

Las cifras fueron reveladas en una solicitud de información a la policía de transporte británica que se centra en nueve rutas de cercanías más concurridas de Londres a los condados entre la medianoche y las 4:00 am.

Mientras tanto, ocho crímenes se registraron en los servicios de Kings Cross a Peterborough y también de Victoria a Brighton. Más siete en Paddington con los trenes de Oxford y cinco en la línea de Waterloo a Guildford.

No hubo crímenes reportados en el servicio de Marylebone Aylesbury durante el mismo período.

Richard Fuller, diputado conservador de Bedford y Kempston que utiliza la línea Thameslink Blackfriars, dijo que los resultados eran ‘impactante’ y que iba a tomar medidas para que el operador ferroviario mejore la seguridad del servicio.