Según publicó la prensa boliviana, un joven fue linchado este sábado en Reyes, situado en el departamento de Beli, tras ser acusado de violar y asesinar a una niña de cuatro años.

El alcalde de Reyes, José Roca, indicó que el joven fue arrestado por la policía después de que ocurrieran los hechos y durante el interrogatorio confesó que era culpable. Tras esto, unas 250 personas entraron en las dependencias policiales, sacaron al detenido, lo lincharon y lo ahorcaron en la plaza principal de la ciudad.

El alcalde comentó que los ocho agentes que se encontraban en la comisaría no pudieron hacer nada para detener el linchamiento.  Un cura intentó evitar que agredieran al acusado, pero no lo consiguió. El alcalde declaró para el diario La Razón de Bolivia, que “este pueblo educado, cristiano católico, nunca había visto un hecho así, ha sido un día negro”.