En Brasil, los fiscales estatales presentaron cargos contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva en una investigación por lavado de dinero y corrupción durante su mandato.

Al expresidente se le señala de blanqueo de dinero, de ocultar su patrimonio, y de falsificar documentos.

Las acusaciones surgieron después de que detuvieran brevemente el pasado viernes a Lula para interrogarlo bajo custodia policial, agravando una crisis política que ha golpeado duro a la presidenta Dilma Rousseff.