Este martes, un magistrado del Supremo Tribunal de Brasil retiró la investigación abierta contra el expresidente del Gobierno Luiz Inácio Lula da Silva, al juez Sergio Moro, quien lidera las pequisas en el caso de corrupción de la petrolera estatal Petrobras. De esta forma este caso volverá de nuevo a la corte principal.

El magistrado del Tribunal Supremo Teori Zavascki  aceptó también una solicitud presentada por el Gobierno en el que se acusa de irregularidad en las escuchas telefónicas, realizadas en las conversaciones entre Lula da Silva y la presidenta del Ejecutivo brasilero Dilma Rousseff.

La decisión del magistrado del Supremo, Gilmar Mendes, de suspender el  nombramiento de Lula da Silva como ministro de Presidencia, que le concedería un fuero ante la ley, no ha sido revocada. La Fiscalía de Sao Paulo solicitó prisión preventiva para el exdirigente, por delitos de falsificación de documentos y lavado de dinero.